Misiones de la Sierra Gorda de Querétaro

52
Misiones de la Sierra Gorda
Misiones de la Sierra Gorda

Considerado como Reserva de la Biosfera rica en diversidad entre las reservas del país, se localizan las 5 misiones franciscanas de la Sierra Gorda fundadas y establecidas a mediados del siglo XVIII.

En sus mismos nombres se advierte ya la notable singularidad de este barroco teñido de indígena: Santiago de Jalpan, Nuestra Señora de la Luz de Tancoyotl, San Miguel Concá, Santa María del Agua de Landa y San Francisco del Valle de Tilaco.

Infranqueable región, fue una suerte de refugio natural para los grupos humanos que aquí habitaron: pames, jonaces, guachichiles, conocidos todos ellos bajo el nombre genérico de chichimecas. Y es que en cierto modo, esta imponente geografía impuso sus condiciones a la historia virreinal.

Las 5 misiones franciscanas que aquí se encuentran son singulares tanto por su historia como por su creación arquitectónica, barroco atípico que es como la consumación del mestizaje, un proyecto europeo edificado libremente por manos e imaginación indígenas.

Pensemos en un hecho que suponemos lastimaba el orgullo español, hasta 1740 el virreinato no había logrado “pacificar” con la cruz y la espada a las poblaciones de esta región. Una nación de naciones conquistada y sometida 200 años atrás por el poder de la corona española y sin embargo, un pequeño y cercano territorio a la capital virreinal que permanecía todavía indomable.

EL BARROCO MESTIZO

Lo primero que uno piensa es en las cinco edificaciones, los cinco templos. Ahí están, hay que verlas, hay que detenerse un poco más y contemplarlas, las cinco hermosas misiones. Pero como se habrá notado, son el resultado de un complejo y rico proceso histórico de mutua evangelización, por llamarlo de algún modo.

Lo que hoy vemos en cada una de ellas, en cada retablo, es producto de aquel profundo encuentro entre dos grupos humanos de naturaleza radicalmente distinta.

La concepción del mundo, la religión, la noción de fe, las deidades, los animales y la luz, el color y la complexión de los cuerpos y los rostros, la alimentación, el erotismo, todo era tan distinto entre los frailes que traían consigo a Europa y los indios que estaban en su tierra, pero que habían sido confinados, despojados y avasallados.

BELLEZA ÚNICA

Son asombrosas por su singularbelleza, pero ésta es la manifestación plástica, arquitectónica, de aquel encuentro, de aquel momento solar de irradiación humana, en donde el templo era el hogar de un conjunto de pueblos, el núcleo de una serie de actividades que partían de allí o allí desembocaban.

Eso eran las misiones en aquel tiempo, no el edificio sino la visión de las cosas, la mirada plasmada en el templo, el nuevo orden que supongo buscaban con asombro y dificultad, las tareas que podrían ser de labranza, de ayuda mutua, de enérgica defensa ante la injusticia, de evangelización.

Por eso quizá sea tan admirable este mestizaje arquitectónico, este barroco sin par, porque cada fachada-retablo es precisamente eso, una visión, una puesta en escena de aquel momento de contacto y comunión, sí, pero en donde también se manifestó, y de manera excepcional, la diferencia.

LA SIERRA GORDA

Decretada como Reserva de la Biosfera el 19 de mayo de 1997, para después ser reconocida como una de las Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves por el Consejo Internacional para la Preservación de las Aves Mexicanas, y el ser la 13ava. reserva mexicana en ingresar a través del Programa “El Hombre y la Biosfera”, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura, a su Red Internacional de Reservas de la Biosfera.

Se ubica en la subprovincia fisiográfica denominada Carso Huasteco, parte integrante de lo que es la gran cadena montañosa conocida como Sierra Madre Oriental.

Compartir